Seleccionar página

El Phising como delito informático en Málaga

El phishing es una técnica utilizada para extraer información importante de una persona a través de engaños. El objetivo es apropiarse de claves de acceso, números de tarjetas, entre otros datos para apropiarse de cuentas de banco o lucrarse de otras formas. El phising se vale de herramientas como correos electrónicos, mensajes de texto, entre otros para hacerse pasar por un medio reconocido y engañar a la persona. A diario cientos de españoles caen en la trampa: correos que se ven exactamente igual a los del banco, notificaciones de multas de la DGT, teleoperadoras y más.

Muchas personas son capaces de notar la diferencia entre estos correos falsos, pero son muchos los usuarios inexpertos que terminan cediendo sus datos. La única solución es estar alerta y aprender a reconocer las trampas de la red. Si has sido víctima de phishing puedes contactar a tus abogados en delitos informáticos en Málaga, pero como es mejor prevenir que lamentar, puedes seguir estos consejos:

– Sospecha: si te llega un correo del banco, de tu red social o algo similar sospecha de inmediato. Revisa el remitente y todos los detalles.

– Tu banco nunca pedirá tus claves: ni ningún tipo de dato personal. De hecho, este tipo de datos no se suelen solicitar por esta vía precisamente porque es una práctica común de phishing. Recuerda: si te pide claves o datos personales, seguramente es un correo falso. Si te quedan dudas, llama al banco.

– Nunca uses links que te envíen en correos. No ingreses a la web de tu banco usando ningún enlace proporcionado por un correo, pueden llevarte a una web fraudulenta. Estas páginas están muy bien hechas, pues tienen una URL similar, luce idéntica a la original pero es una trampa.

– No busques la dirección en Google: o en cualquier otro buscador, acostumbrate a teclear la URL del banco o cualquier otra página donde manejes información sensible o dinero, en la barra de direcciones. Esto es porque puedes dar click accidentalmente en una página que no es la oficial.

– Verifica que la web es segura: antes de escribir tus datos confidenciales en un sitio web, verifica que sea segura. Al inicio de la dirección debe decir “https;// y en la parte superior, junto a la dirección, debe aparecer un candado cerrado.

– Si es demasiado bueno, desconfía: si te llega un correo o mensaje diciendo que ganaste algún premio (y no estás participando en ningún sorteo) y para reclamarlo debes seguir ciertos pasos, seguramente es phishing.

– No hagas casos a amenazas: quienes hacen phishing suelen tener dos tácticas complementarias para motivar a las personas a dar sus datos: les ofrecen premios o les intimidan. Si recibes correos que dicen que debes actualizar tus datos o te bloquean en tres días o que van a cerrar tu cuenta, es mejor borrarlo pues seguramente se trata una trampa.